Soy Aili Castro Nutricionista

Te enseño hábitos saludables para vivir mejor!

Importancia de los hábitos

  -  Nutrición   -  Importancia de los hábitos

Importancia de los hábitos

Cuando vienen fechas de celebración – como Navidades- tendemos a comer y beber en exceso; culturalmente hemos asociado celebración con comida, fiestas con excesos, y estamos acostumbrados a ello. Pudiera considerarse un hábito, incluso; pues aunque no todos los hábitos son saludables, sí requieren de varios meses o hasta años de práctica para poder ejecutarse de forma automática y como parte de nuestra rutina. De acuerdo a esa repetición, está el significado que le damos a cada oportunidad de comer en exceso según las distintas celebraciones del año. Por lo que ¿Esta navidad será un escape de la “dieta”? ¿Significa la comida un refugio para la nostalgia? ¿O serán estas fechas irrelevantes para tu salud y estado físico sin dejar de disfrutar algunos gustos?

Cuando se habla de salud, prevención y, sobre todo, buen peso, debemos hablar también de rutinas: una serie de pasos desglosados a seguir para incorporar un hábito a nuestro día que nos permita obtener resultados a largo plazo. Esfuerzo diario consecutivo = logros a largo plazo. Entonces, en teoría, las fiestas decembrinas no deberían significar nada más que un par de cenas especiales en nuestra alimentación. Sin embargo, ese no es el escenario más común.

Más que indicar las reglas a seguir o sugerir los patos típicos menos dañinos para evitar el aumento de peso durante diciembre, es importante observar realmente en lo que se ha convertido esta celebración y tener perspectiva del escape emocional y cultural que pueden tener estas fechas, utilizándose como excusa para descuidar la alimentación y actividad física; que si estuvieran arraigados como hábitos, no habrían de modificarse como conducta rutinaria, y de allí la importancia de los mismos.

Por ejemplo, los fumadores no dejan de fumar en vacaciones, no dejamos de cepillar nuestro dientes por estar en navidad, ni dejamos de bañarnos por ser un día festivo; es decir, cuando el hábito está realmente incorporado, no hay situación que valga la distracción de la rutina.

Entonces ¿cómo se inicia la formación de un nuevo hábito?

Primero, debemos aceptar que el proceso lleva tiempo, entendiendo que se forman nuevas conexiones neuronales para poder instaurar cualquier hábito. La ciencia detrás de esto es la sinapsis, la conexión que se da entre neuronas para el traslado de información entre células de modo que todo el organismo esté al tanto del proceso. Anteriormente se creía que se necesitaban 21 días para no olvidar un hábito, pero actualmente se conoce que debes intentar la ejecución de ese hábito por al menos 6 meses para poder lograr la repetición continua de esos famosos 21 días. No es una semana, ni un mes, es un intento de 6 meses donde cada vez será más fácil, más “automática” la acción y la repetición continua llegará.

Segundo, debemos preguntarnos cuál es la razón por la que queremos/necesitamos incorporar ese nuevo hábito. Hay que hurgar profundo y empezar siempre por el por qué y para qué voy a hacer esto. No es solamente “bajar 10 kilos”, sino preguntarse por qué quiero bajarlos, para qué necesito bajarlos, qué beneficios me aportaría en todo ámbito, y sobre todo, cómo creo que me sentiré al cumplir esa meta (sí, meta porque también debemos ponerle fecha); si no están identificados todos esos componentes, declarados y bien entendidos, la motivación será única y exclusivamente parte del inicio y no habrá continuidad en el proceso. Allí viene el abandono tan común de las metas y objetivos: ¿qué te mantendrá en la rutina de repetición cuando la euforia de la motivación inicial haya pasado?

Tercero, hay que aceptar el precio a pagar, y no tiene que ser un sacrificio; es sencillamente lo que se debe hacer para alcanzar esa meta de forma coherente con las motivaciones encontradas. Sin drama, sin quejas que dificulten el disfrute del proceso, porque definitivamente hay que aprender a disfrutar el proceso, allí es dónde está el verdadero logro.

Lo que sí voy a sugerirte para cerrar este 2018 es analizar en qué se han convertido estas fechas para ti, y si realmente hay hábitos instaurados en tu vida que te garanticen una vida saludable, o como otro año más, esperarás el primer lunes de enero de 2019 para comenzar “la dieta” nuevamente y eternamente.

¡Feliz Navidad!

Post a Comment