Soy Aili Castro Nutricionista

Te enseño hábitos saludables para vivir mejor!

Mitos de la nutrición

  -  Nutrición   -  Mitos de la nutrición

Mitos de la nutrición

Gracias a la amplia disponibilidad de información en nuestra era, los avances científicos y divulgación de salud llegan a la población de forma veloz, pero no siempre desde la fuente principal o, en el peor de los casos, arriba cuando ha sido manipulada por medios de comunicación en donde la información y educación no son la prioridad; por lo que actualmente hay una población llena de datos pero sin saber cómo ponerlos en práctica, ni insertarlos en su estilo de vida o mucho menos conoce la responsabilidad que amerita incorporar algún método de alimentación a la dieta familiar sin antes haber consultado de buenas fuentes o a profesionales del tema. A raíz de eso, se han enaltecido algunos alimentos y técnicas de moda en el mundo de la nutrición, famosos siempre por hacer bajar de peso, evitar el cáncer o cualquier otro milagro de salud. En esta edición, abordaremos algunos de los más conocidos y conoceremos sus verdaderos aportes para la salud y así obtener el mayor provecho posible de cada alimento y corriente alimentaria disponible en la actualidad.

EL ACEITE DE COCO ES VENENO: Este aceite siempre ha generado dudas y mucha controversia al estar mayormente compuesto por grasas saturadas, tal como la mantequilla, por ejemplo. Sin embargo, la longitud de los ácidos grasos de aceite de coco son de cadena corta y media, eso significa que su metabolismo es totalmente diferente a otras grasas saturadas (de cadena larga) y por consiguiente pasa a ser una fuente directa de energía, especialmente para el cerebro. Además, el aceite de coco tiene un alto porcentaje de ácido láurico, un componente que está presente de forma abundante en la leche materna y estimula al sistema inmunológico para protegernos de virus y bacterias. El aceite de coco puede consumirse sin temor como cualquier otra grasa saludable dentro de los requerimientos personalizados de cada paciente tal como lo han hecho muchas poblaciones tropicales desde hace siglos, ni más ni menos.

JUGOS VERDES DETOX: Esta moda de los batidos verdes viene desde la promesa de “detox” o desintoxicación que ofrecen, alegando limpiar el hígado y el sistema digestivo con la depuración de las células. Realmente nuestro cuerpo tiene sus propios mecanismos détox, ocurren de forma espontánea cada noche durante el sueño; los órganos encargados de la limpieza diaria son hígado, riñones, piel, pulmones e intestinos y al final de cada día, mientras dormimos y ayunamos, están en su faena detoxificadora. Lo que debemos hacer es potenciar esos mecanismos propios détox a través de una correcta rutina de sueño y descanso, hidratación suficiente a los largo del día y disminuyendo la ingesta de productos ultra procesados e industrializados que dificulten dichos mecanismos; de esta manera el détox será diario, constante y natural. Otra alerta a tener en cuenta es la elaboración de estos jugos con la combinación de varias frutas, aportando grandes cantidades de azúcar –azúcar natural pero azúcar al fin- que suman y a veces exceden los requerimientos de carbohidratos en esa comida y en el día; los jugos verdes pueden tomarse bien verdes, hechos de solo verduras y vegetales, con el fin de ingerir mayores cantidades de vitaminas y minerales, no así para sustituir comidas, como método de adelgazamiento, o con la finalidad de “limpiarnos”.

DEJAR DE CENAR ADELGAZA: Este método para bajar de peso ha sido practicado con mayor ahínco desde la década del 90, cuando aún no estaban de moda los cuerpos fitness, con algo más de masa muscular y definidos, sino bien delgados tipo modelos de alta costura. Actualmente, otra manera de llamarlo es el ayuno intermitente, pues no es otra cosa que comer durante un periodo de tiempo en el día y ayunar en el otro. Se conoce que al reducir el tiempo de ingesta de alimentos habrá una reducción de la ingesta calórica, y gracias a ese déficit calórico es que se produce la pérdida de peso, no por la hora en que se deja de comer; de hecho, al ayunar tanto en horas de la mañana como de la noche se han producido los mismos resultados en “quema” de grasa según la evidencia científica. Ahora, la respuesta no es dejar de comer, ni hacerlo de forma irresponsable porque la ansiedad producida posteriormente será peor, pero sí se puede hacer una ingesta programada de alimentos en menos horas de las acostumbradas según el estilo de vida del paciente para ahorrar el tiempo de ingesta calórica y aumentar el tiempo de ayuno, obteniendo sus beneficios hormonales y estéticos. Los ayunos están presentes en todas las religiones del mundo, y desde la época de Hipócrates se han practicado con fines terapéuticos y medicinales; llevados a cabo de forma acompañada por un profesional se pueden obtener excelentes beneficios cuando las condiciones de salud lo permiten y requieran, si no, serán solo una moda más que se utilizará momentáneamente para perder algunos kilitos y aumentar los cuadros de ansiedad.

Cualquier técnica nutricional y alimento que se utilice debe ser ajustado a nuestro estilo de vida, requerimientos y metas estéticas y de salud. Es la única forma de aprovecharlos y, al mismo tiempo, adoptar mejores hábitos que se queden con nosotros el mayor tiempo posible.

Post a Comment